10 libros que tienes que leer este año

¡Feliz año nuevo, hermanos y hermanas!

Esta semana, queridos lectores, quiero aprovechar para dejaros una lista de diez libros que tenéis que leer sí o sí este año. Todos están disponibles en castellano y sé que serán un pedazo de bendición para vuestras vidas.

Aquí están. ¡A disfrutar!

1.- Wayne Grudem: Teología sistemática

Un libro que me encuentro recomendando una y otra vez es la magnífica Teología sistemática de Wayne Grudem. Escrito desde una perspectiva evangélica conservadora, el libro –como su título sugiere- trata de teología sistemática y, por lo tanto, es útil para cualquier creyente.

De hecho, es uno de los libros que más consulto a la hora de preparar charlas teológicas y predicaciones. Antes de descubrir el libro en 2009, usé la Teología sistemática de Louis Berkhof (1873-1957), la cual es otro tomo excelente también. Pero hay que reconocer que el tomo de Grudem es menos técnico y más pastoral.

2.- Arthur Pink: La soberanía de Dios

En cuanto a teología propia, el libro que me viene a la mente es La soberanía de Dios escrito por Arthur Pink (1886-1952). Este tomo de Pink es una de las armas más potentes para cortarle la cabeza al ‘dios Barbie’ o al ‘dios osito de peluche’ que existe en nuestros días. Me refiero, claro está, a la típica idea de que Dios nunca hace nada contra nuestra voluntad, que Dios no juzga o que Dios sólo existe con el fin de que estemos bien.

El Dios de Pink es el Dios de la Biblia, el Dios de la Reforma y el Dios de todas las edades.

3.- John Gresham Machen: Cristianismo y liberalismo

Con respecto a la actualidad, un libro que tenemos que volver a leer es Cristianismo y liberalismo de John Gresham Machen (1881-1937). Gresham Machen salió de El seminario de Princeton en los años veinte porque la institución se estaba alejando de sus fundamentos teológicos conservadores ejemplificados en los escritos de B.B. Warfield (1851-1921) y Charles Hodge (1797-1878).

Con el avance del liberalismo en el seminario, Gresham Machen decidió salir de Princeton para montar otra facultad digna del evangelio: El Seminario Teológico de Westminster (1929). Encima, salió de su denominación La iglesia presbiteriana en los Estados Unidos de América (PCUSA) para fundar otra basada en convicciones bíblicas, La iglesia presbiteriana ortodoxa (OPC) en 1936.

El libro servirá a todos en la comunidad evangélica que están preocupados por la presencia de la teología liberal en determinadas denominaciones. ¡No olvides que el cristianismo y el liberalismo son dos religiones distintas!

4.- Richard Baxter: El pastor renovado

El pastor renovado es una joya evangélica. Hasta el día de hoy sigue siendo uno de los libros de teología pastoral más consultados dentro del mundo protestante. Aunque se dirija principalmente a pastores, es un libro de interés para todos los creyentes puesto que habla mucho sobre la necesidad del auto-examen y la conducta de un verdadero siervo del Señor. Es un tomo sobrio redactado por un campeón de la fe puritana en Inglaterra, el bien amado Richard Baxter (1615-1691).

5.- Martyn Lloyd-Jones: La predicación y los predicadores

Como predicador, el libro que más valoro tocante a la homilética es el famoso tomo de Martyn Lloyd-Jones (1899-1981) sobre La predicación y los predicadoresLa primera vez que leí el libro me quedé sorprendido por el énfasis que hizo en la centralidad del púlpito en la adoración cristiana.

Como recién convertido, pensé que un culto con dos horas de alabanza, lenguas y oración sin predicación sería algo maravilloso. Luego me topé con este texto de Lloyd-Jones y el galés me dio una buena paliza. Aprendí que la Palabra es el eje de la iglesia protestante, ¡no la música!

Otra cosa que me revolucionó la forma de predicar fue su énfasis en la predicación expositiva, esto es, predicar lo que dice el texto y no mis ideas religiosas. Si no te interesa la predicación, hay un montón de libros del doctor traducidos al castellano tales como Autoridad, Cristianismo auténtico, Depresión espiritual, Dios el Padre, Dios el Hijo, Dios el Espíritu Santo, El sermón del monte, etc.

6.- C.S. Lewis: Mero cristianismo

Creo que el mejor libro de texto para la apologética es Mero cristianismo del norirlandés C.S. Lewis (1898-1963). Algunas casas editoriales lo han publicado como Cristianismo y nada más. Mi tía me llevó a la casa de C.S. Lewis el año pasado en Belfast, aunque tristemente Lewis no se presentó. Me gusta el libro porque combina profundidad intelectual con sencillez de expresión.

Si no te suena el nombre de Lewis, es el autor de Las Crónicas de Narnia. Puesto que se trata de un texto sobre la apologética, se puede regalar a un incrédulo también. Gracias al Señor, muchas personas se han convertido a la fe leyendo esta obra de Lewis.

7.- Leonard Ravenhill: ¿Por qué no llega el avivamiento?

En cuanto a Leonard Ravenhill (1907-94), es imposible ser indiferente. O le amas o le odias. Así de sencillo. Le considero como una especie de ‘profeta’ contemporáneo. Si en algo pecamos hoy día es de suavizar la Palabra de Dios.

Ravenhill predicaba la Palabra tal y como la encontraba. ¿Por qué no llega el avivamiento? es uno de muchos libros de Ravenhill que tengo en casa. En última instancia, entiendo que el avivamiento tiene que ver con el soplo soberano del Omnipotente; pero es verdad que Dios emplea medios para llevar a cabo sus fines. Ravenhill nos reta a vivir con pasión indomable en nuestro corazón para la gloria de Dios, cueste lo que cueste.

Creo que todos los que hemos leído a Ravenhill podemos decir con toda honestidad que ha habido un momento pre-Ravenhill y pos-Ravenhill en nuestras vidas.

8.- Juan Calvino, Institución de la religión cristiana

Si tenéis mucho tiempo libre y queréis un auténtico desafío, os animo a conseguir el primer manual de teología sistemática de la fe protestante, a saber, La institución de la religión cristiana de Juan Calvino (1509-64).

 Los cuatro libros de la Institución se dividen según los pilares del credo apostólico: 1) Dios el Creador; 2) Dios el Redentor; 3) La doctrina de la fe; y 4) Los medios de la gracia. Es aquí donde los hallazgos de Lutero están explicados de una forma metódica, sistemática y pastoral. Con razón ha sido un libro de consuelo y fortaleza para los corazones de los cristianos desde hace quinientos años.

9.- Joel Beeke, La espiritualidad puritana y reformada

Joel Beeke (1952-) es el experto actual par excellence sobre los puritanos. No sé cuántos libros habré leído de Beeke en los últimos años pero cuando me di cuenta de que tenía material traducido al castellano, me puse más contento que un pato en el agua. Justo un libro que leí este año en inglés fue La espiritualidad puritana y reformada.

Es un tomo tanto histórico como teológico sobre cómo la fe protestante creció en Europa continental y las islas británicas a lo largo de la época puritana. Aprendí mucho sobre la Reforma en Holanda, cosa que no había estudiado antes.

Cuando le hice una entrevista a Beeke para Evangelical Focus, me confesó que siente la presencia de Dios mientras escribe. Después de leer sus libros, ahora entiendo el porqué. No hay duda de que el Señor usa sus reflexiones para fortalecer al cuerpo de Cristo tanto doctrinal como prácticamente.

10.- John Piper, El legado del gozo soberano

¿Cómo no incluir un libro de John Piper (1946-) en mi lista? He escogido El legado del gozo soberano porque el Señor lo ha usado para inspirarme a seguir trabajando con diligencia para su Reino. Piper se enfoca en el triunfo de la gracia en las vidas de Agustín de Hipona (354-430), Martín Lutero (1483-1546) y Juan Calvino (1509-64), destacando sus experiencias con el poder del evangelio de la libre gracia de Dios revelada en Jesucristo.

Su pasión por la Palabra y su infatigable ética de trabajo son verdaderamente estimulantes. El libro está escrito en el típico estilo piperiano: excelencia académica, observaciones perspicaces y aplicaciones pastorales para nuestro contexto. ¡Una perla de libro!

Y para acabar…

Me he dedicado a recomendar diez libros. Sólo diez. Pero hay un montón de otros autores protestantes que me han bendecido grandiosamente a lo largo de la última década.

Si puedes conseguir cualquier obra escrita por Martín Lutero (1483-1546), Thomas Watson (1620-1686), John Owen (1616-1683), Jonathan Edwards (1703-58), George Whitefield (1714-70), J.C. Ryle (1816-1900), Charles Spurgeon (1834-92) o autores más contemporáneos como (1921-2011), J.I. Packer (1926-), John MacArthur (1939-), R.C. Sproul (1939-), D.A. Carson (1946-), Sinclair Ferguson (1948-), ¡consíguela!

Incluso alguna confesión de fe protestante sería una muy buena inversión económica: podrás elegir entre La confesión de Augsburgo (1530), La confesión belga (1561), El catecismo de Heidelberg (1563), Los cánones de Dort (1619), La confesión de fe de Westminster (1646), El catecismo mayor de Westminster (1647) o La confesión bautista de Londres (1689).

¡A leer!

¡Y una vez más: feliz año nuevo!

Soli Deo gloria.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.