Siete reflexiones sobre siete días de cuarentena

1.- EL MUNDO ES MÁS FRÁGIL DE LO QUE PENSÁBAMOS

Nosotros que somos del Occidente nos creemos los reyes del mundo. Si el coronavirus nos ha enseñado algo es que somos mucho más frágiles de lo que pensábamos. Las economías del noratlántico se están hundiendo. Somos muy pero muy poca cosa.

2.- DIOS NO NECESITA UN EJÉRCITO

Dios no necesita a nadie para paralizar las naciones. Él hace que los gobernadores tiemblen. Él sacude la tierra. No hay quien le haga frente. No necesita depender del brazo del hombre para castigar a los impíos. Dios es soberano. Es el único Rey de gloria.

3.- LA GENTE SIN CRISTO NO TIENE NADA

Cuando se desata una tormenta como el coronavirus, los corazones se ponen a prueba. En estos días estamos viendo cómo la gente materialista de Europa no tiene nada de peso espiritual. Sus corazones carecen de pilares. Ha soplado una pequeña ola de aflicción y todos han entrado en modo ultra pánico. Qué superficial es la vida sin Dios.

4.- EL DÍA DE CRISTO SERÁ IMPRESIONANTE

Si un juicio como el coronavirus ha zarandeado las naciones hasta sus entrañas, ¿cómo será el Día de Cristo? ¿Cómo podrán los reyes y los poderosos de la tierra mantenerse en pie ante el Santo de santos? Para algunos, la Segunda Venida será dulce y gloriosa pero para muchos otros será terrible porque experimentarán en carne propia la ira del Cordero.

5.- LA MALDAD NO HA DESAPARECIDO

En los días de Génesis, aun después de ser azotados con ceguera los sodomitas seguían intentando violar a los ángeles que se encontraban en la casa del hermano Lot. La maldad de los europeos no ha desaparecido. Dios ha cortado algunos tentáculos del pecado en estas semanas; pero en cuanto se marche el coronavirus, ten por seguro que volveremos a las mismas asquerosidades e imposiciones ideológicas que antes.

6.- HAY FALSOS PROFETAS POR TODOS LADOS

En vez de humillarse delante de Dios, ahora nos topamos con cada vez más falsos profetas completamente impenitentes diciendo que “El coronavirus es la señal de que Cristo está a punto de arrebatar a su iglesia” o “Hay que ungir tu casa con aceite para no pillar el virus”, etc. Es gente completamente endurecida que está dispuesta a sacar provecho de cualquier situación para ganar más adeptos y dinero.

7.- LA IGLESIA DEL SEÑOR PREVALECE

Qué gozo enterarme de cómo muchos están siendo alcanzados por el evangelio por medio de este juicio. El pueblo de Dios está dando testimonio día tras día. Están cantando las alabanzas de Sión. Están estudiando la Biblia en familia. Están orando juntos. ¡Oh, aleluya, si hay algo que el coronavirus no podrá detener es el avance del ejército de los redimidos de Jesucristo! Puede ser que su pueblo ahora se encuentre “preso” en casa, pero su santo evangelio está fluyendo con tremenda libertad.

¡Toda la gloria al Dios que reina sobre el cielo y la tierra! ¡Él está en el trono! ¡Y por esta razón su iglesia florece y seguirá floreciendo en el desierto de aflicción!

Pastor Will Graham


Pregunta al lector: ¿Qué es lo que has aprendido en la última semana? Deja tu repuesta en la sección de comentarios.

Comparte

2 comentarios sobre «Siete reflexiones sobre siete días de cuarentena»

  1. amado hermano, gracia y paz a la vida suya y de su familia.
    le envío un fuerte y caluroso abrazo desde Guatemala, he sido bendecido con sus correos.
    Dios le bendiga.
    franklin García.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.