ऋण 4K। सेक्सी बेब पर विश्वास नहीं होता कि बिग ब्लैक डिक पैसे के साथ वह काम कर सकता है जो वह योग्य है. बिग डिक असफल अफ्रीकी लड़के को एक कठिन बकवास हो जाता है.https://www.youjizz.com/videos/a-dude-was-visited-to-a-busty-lover-for-forty-and-loved-her-for-sex-80172841.html स्लिम थाई किशोरों के वियाना को डबल टीम और क्रूर हॉर्नी मुर्गा पुराने स्टड द्वारा चूसना मिलता है.https://www.sexytube.me/video/teenage-boy-who-loves-to-get-railed-hard-and-has-a-great-body विशाल अंतरजातीय डिक कमबख्त.https://www.myporndiary.net/view_post/bastii-milpha-usa-murgaa-ko-usakii-cuuta-mem-gaharaa-pyaara-karataa-hai-.html ग्लैमर Busty लड़की मुझे उसके बहुत ही आकर्षक बड़े गधे के साथ कमबख्त. नग्न फूहड़ और एक सबसे बड़ा काला लिंग सवारी.https://loveporn.xxx/seksa-vhidio/badae-gola-gadhe-ke-saatha-esiyaaii-saumdarya-eka-badae-dika-ke-saatha-eka-sthaaniiya-aadamii-ko-codane-vaalaa-hai

Andrés Birch: «¡Cuidado con el síndrome de Ezequías!»

Tras la trágica división de Israel después de la muerte de Salomón, en el reino del norte, Israel, hubo diecinueve reyes, todos ellos malos a los ojos del Señor, mientras que en el reino del sur, Judá, hubo también diecinueve reyes y una reina, de los cuales cinco fueron buenos, doce malos y tres una mezcla de bueno y malo.

De los cinco reyes buenos de Judá uno de los mejores fue, sin duda, Ezequías. «Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho David su padre» (2 R. 18:3); y el autor añade, entre otras cosas: «Quitó los lugares altos» (algo que hicieron muy pocos, incluso, de los reyes buenos) (2 R. 18:4a); «En Jehová Dios de Israel puso su esperanza; ni después ni antes de él hubo otro como él entre todos los reyes de Judá» (2 R. 18:5); y: «Siguió a Jehová, y no se apartó de él, sino que guardó los mandamientos que Jehová prescribió a Moisés» (2 R. 18:6). Y el cronista bíblico tiene la misma opinión de Ezequías (2 Cr. 29:2; etc.), y resalta todo lo que hizo Ezequías a favor del culto al Señor de acuerdo con la ley de Moisés, etc.: la limpieza y la reparación del templo; la celebración de la pascua; la reorganización de los sacerdotes y de los levitas; etc. Y hasta el gran profeta Isaías dedica varios capítulos de su profecía a describir la piedad de Ezequías ante la temible amenaza de las fuerzas de Senaquerib de Asiria (Is. 36 – 39).

Uno de los aspectos más interesantes y (me parece a mí) menos estudiados de la vida y del reinado de Ezequías es el aspecto cronológico. Para dar solo dos ejemplos de lo que quiero decir: (1) ¿Cuántos años tenía Ezequías cuando se estaba muriendo y el Señor le concedió quince años más de vida? Respuesta: solo treinta y nueve años. Sorprendente, ¿verdad?; y: (2) ¿Qué fue lo peor, sin duda, de esos quince años extras de Ezequías? Respuesta: el nacimiento de su hijo Manasés, quien parece haber tenido solo doce años cuando falleció su padre y quien llegó a ser el peor de todos los reyes de Judá y, encima, ¡el que más años reinó! ¡Quizás esos quince años extras no fueran tan buenos – no para Judá!

Pero, al igual que «David su padre», Ezequías no fue perfecto – claro – y cometió algunos errores y pecados, entre los cuales lo que aquí llamo «el síndrome de Ezequías». Me refiero a la reacción de Ezequías al mensaje de juicio del Señor, a través de Isaías, después de que el rey hubiera mostrado todos sus tesoros a los enviados de Babilonia: «He aquí vienen días en que todo lo que está en tu casa, y todo lo que tus padres han atesorado hasta hoy, será llevado a Babilonia, sin quedar nada… Y de tus hijos que saldrán de ti, que habrás engendrado, tomarán, y serán eunucos en el palacio del rey de Babilonia. Entonces Ezequías dijo a Isaías: La palabra de Jehová que has hablado, es buena. Después dijo: Habrá al menos paz y seguridad en mis días» (2 R. 20:17-19; Is. 39:6-8).

¡¿Cómo pudo Ezequías calificar de «buena» aquella palabra del Señor, que de principio a fin fue malísima?! Pues, tal como revela la frase añadida después, a Ezequías le pareció buena aquel mensaje de juicio divino por cuanto no le iba a afectar a él, sino a sus descendientes, muchos años después (para ser más exactos, casi exactamente cien años después de la muerte de Ezequías).

En aquella actitud de Ezequías veo por lo menos cuatro detalles dignos de reprensión: (1) Según el contexto inmediato, Ezequías tenía parte de la culpa del mal que luego vendría sobre sus propios descendientes y sobre Judá; su vanidad le había llevado a mostrar todos sus tesoros a los enviados de Babilonia, con lo cual había convertido su palacio, su ciudad y su reino en un objetivo de la codicia de la futura superpotencia mundial, Babilonia; (2) Lo que no le iba a afectar a él, personalmente, poco le importaba – una actitud claramente egoísta; (3) No le importaba la suerte de sus propios descendientes – tal vez de sus bisnietos – ni parece haberle afectado en absoluto el anuncio profético de todo lo que ellos sufrirían (pensemos, por ejemplo, en el terrible sufrimiento descrito en el libro de Lamentaciones); y: (4) No parece haberle importado tampoco las implicaciones para el futuro de Judá, para el pueblo de Dios y para la causa del Señor en el mundo: la toma de Jerusalén, donde el Señor había puesto su nombre; la destrucción de la ciudad y del templo del Señor; la masacre de (probablemente) miles de judíos; el exilio babilónico; el fin definitivo de Judá como nación independiente; etc. ¡Y Ezequías dijo: «La palabra de Jehová que has hablado, es buena»!

Pero, antes de que nos precipitemos a censurar a Ezequías, preguntémonos si «el síndrome de Ezequías» no sigue muy presente hoy, incluso en nosotros mismos. ¿Cuánto nos importa a nosotros el futuro más allá de nuestra propia muerte? ¿Hasta qué punto perdemos el sueño por los posibles sufrimientos de futuras generaciones, incluso de nuestros propios descendientes? ¿Acaso no nos consolamos a veces con el pensamiento: «Cuando esto llegue a lo peor, por lo menos yo ya no estaré aquí»? ¿Qué estamos haciendo no solo para nuestros propios tiempos, sino para el futuro de la Iglesia y de la causa del evangelio en el mundo? Conformarnos con ser más o menos fieles en nuestra generación, sin ayudar a construir para el futuro, podría ser una sutil manifestación del «síndrome de Ezequías».

Aquellas palabras del rey Ezequías: «Habrá al menos paz y seguridad en mis días» (2 R. 20:19b), son las últimas palabras registradas de Ezequías. Luego murió. Y luego reinó Manasés. Y fue el comienzo del fin. ¡Que aquella actitud egoísta de un hombre bueno nos sirva de advertencia! ¡Cuidado con «el síndrome de Ezequías»!

Blog Andrés Birch (pastor en la Iglesia Bautista Reformada, Mallorca).

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *