Devocional Luis Cano – 28 de marzo: «Líbrame de ser corrupto»

Y dijo a los jueces: Mirad lo que hacéis; porque no juzgáis en lugar de hombre, sino en lugar del Señor, el cual está con vosotros cuando juzgáis. Sea, pues, con vosotros el temor de el Señor; mirad lo que hacéis, porque con el Señor nuestro Dios no hay injusticia, ni acepción de personas, ni admisión de cohecho (2 Crónicas 19:6-7).

Es bueno, Dios mío, que me recuerdes esto hoy con tu palabra.

Los hombres y sus instituciones hacen leyes, principios y formas de conducta y los jueces hacen que se cumplan de forma correcta, aunque aquí también tu palabra reconoce implícitamente que se cometen abusos por causa de nuestros pecados y defectos.

Josafat ve que es Dios quien “conducía” a su pueblo, por su palabra y providencia y por tanto puso jueces para juzgar al pueblo en cada ciudad fortificada, líderes y a la vez interpretes de la ley para juzgar y guiar y les recuerda que no representan a hombre, sino a Dios mismo.

Señor, te pido que cada vez que quiera entender tu palabra, traer principios para hoy, aplicarla en mí y en otros y con ella guiar a otros, a tu pueblo, me recuerdes que no represento a hombres, sino a ti, a Dios, que no puedo dar lugar a injusticia, ni a acepción de personas, ni admisión de cohecho en ninguna manera.

¡Me es tan difícil a veces discernir entre lo bueno y lo malo, entre lo bueno y lo mejor! No es por tu palabra, que clara como el agua y dulce como miel, sino por mí que a veces me afecta y me infecta, me alcanza y me hiera la duda y el temor. Y a veces también el corazón de los que me rodean se me muestra oscuro y retorcido. Menos mal que también me dice tu palabra que estarás conmigo cuando juzgo. Gracias.

Blog Luis Cano

Esta serie se encuentra publicada en la página web de la iglesia de Ciudad Real donde pastorea nuestro hermano Luis Cano. Podéis acceder a la página haciendo clic aquí.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.