¿Qué escoger? ¿Jesús o sana doctrina?

La teología liberal, al ser impulsada por el humanismo, siempre ha creado un conflicto ficticio entre Jesús y “la sana doctrina”.

Antiguamente esta forma de pensar solamente se encontraba en círculos modernistas pero hoy hay cada vez más predicadores “conservadores” y miembros de iglesias “ortodoxas” que están abrazando este divorcio radical entre Cristo y la doctrina.

Cuando un pastor supuestamente conservador afirma que “La sana doctrina es Jesús, no la teología” o un miembro hippie de la congregación dice que “No estoy interesado en doctrina sino en Jesús”, está(n) defendiendo el liberalismo, esto es, el sistema teológico de Satanás que “pone la mira en las cosas de los hombres y no en las de Dios” (Mateo 16:23).

El Jesús de la Biblia enseña doctrina.

Nos enseña que hay verdades no negociables tales como la Trinidad, la pecaminosidad del ser humano, la vida eterna para los salvos y la condenación eterna para los perdidos.

Y en cuanto a sí mismo, Cristo revela que es el último Dios-hombre de la historia, el único Mediador entre Dios y los pecadores (gracias a su muerte expiatoria en la cruz y su resurrección literal al tercer día) y que es aquel que ha de venir por segunda vez para juzgar a los vivos y a los muertos.

La persona que coloca enemistad entre Jesús y la sana doctrina es un anticristo. ¿Por qué? Porque está creando a Jesús a su imagen y semejanza, deshaciéndose del Cristo bíblico.

Irónicamente, los liberales –sin darse cuenta- también creen en un Jesús teologizado, doctrinal. Y la hermenéutica que utilizan para hablar de Jesús es humanismo.

Por eso, solamente hablan de un Jesús bonito y cariñoso que vino para que nos realizáramos a nosotros mismos. Es un Jesús distorsionado e ideologizado. Pero tristemente, como bien decía el profeta: los progresistas “tienen ojos, mas no ven”.

Querido hermano: no creas a ningún líder que te haga dudar de la importancia de la sana doctrina en el nombre de Jesús. Tal “Jesús” no es el Jesús de la Biblia.

El Jesús apostólico es cien por cien doctrinal.

Y si el Jesús de las Escrituras estuviera entre nosotros, sería el primero en derribar el chiringuito de los saduceos aseverando: “Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios”.

¡No hagas caso a los falsos maestros/ hermanos que se creen más cristianos que Cristo! ¡Haz caso al bendito y soberano Hijo eterno de Dios!

Pastor Will Graham – Almería

Pregunta al lector: ¿Alguna vez has oído a alguien decir algo como «No estoy interesado en doctrina sino Jesús? ¿Cómo reaccionaste? Deja tu respuesta en la sección de comentarios. Gracias.

Comparte

2 comentarios sobre «¿Qué escoger? ¿Jesús o sana doctrina?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *