El cáncer de Ravi Zacharias ya no puede ser tratado

Carta de Sarah Davis, hija de Ravi Zacharias

Queridos amigos,

Muchas gracias por vuestras fieles oraciones por mi familia en los últimos meses en los que mi padre se ha sometido a una cirugía de espalda y a un tratamiento de cáncer. De verdad, nos faltan palabras para transmitir la profundidad de nuestra gratitud por vuestras muchas expresiones de amor.

Acabamos de enterarnos de que, aunque el tumor en el sacro de mi padre ha respondido a la quimioterapia, el área donde el cáncer ha hecho metástasis en realidad ha empeorado. Su oncólogo nos ha informado que este cáncer es muy raro y agresivo y que no quedan opciones de tratamiento. Médicamente hablando, han hecho todo lo posible. Ravi, Margie y mi hermana Naomi están volviendo de Houston y se quedarán en su casa en Atlanta, donde nuestra familia podrá estar junta durante el tiempo que el Señor nos dé.

Estamos tan agradecidos a Dios por su bondad y su amor que se han hecho patentes de muchas maneras. El amor y la atención que nos habéis brindado son expresiones hermosas de la bondad de Dios. Estamos profundamente agradecidos por la atención de los equipos médicos de MD Anderson Cancer Center, y la amistad y el amor de los que nos han servido, se han preocupado tan fielmente y se han acercado de muchas maneras generosas e inesperadas. 

Después de muchas semanas de separación, nuestra familia está deseando pasar tiempo juntos. Vosotros también sois nuestra familia. Os amamos y estamos agradecidos porque podemos compartir estos momentos tan estrechos con vosotros. Gracias por lo que cada uno de vosotros hace para apoyar fielmente el trabajo y el llamado de mi padre, y para promover la causa de la evangelización en todo el mundo.

Sabemos que Dios ha contado cada uno de nuestros días y que los ha llenado de propósito; solo Él sabe cuántos más experimentará Ravi en esta tierra. Un día, con toda probabilidad más temprano que tarde, estaremos sirviendo sin nuestro querido fundador, aunque sé que su amor y su legado nos conmoverán y nos inspirarán a servir a su Señor incluso más allá de lo que hayamos visto hasta la fecha. Aunque estamos llenos de tantas emociones, también tenemos paz, y descansamos en la verdad de que Dios lo sabe todo, lo ve todo, y es soberano y bueno. Pienso en la gran alegría que tendrá mi papá y me consuela.  

Gracias por emprender este viaje con nosotros y, como siempre, por vuestras fieles oraciones.  

Con mucho amor y en nombre de Ravi, Margie, Naomi y Nathan,

Sarah Davis
CEO, RZIM

Comparte

Un comentario sobre «El cáncer de Ravi Zacharias ya no puede ser tratado»

  1. Desde Chile nuestro afecto a Ravi por el tremendo testimonio y trabajo que ha realizado y nuestras oraciones para que el Señor soberano les otorgue fortalezca y paz en este tiempo. Con afecto fraterno,

    Omar Ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.