No, la gente no se está alejando de Dios por el COVID

Un mito recorre el mundo cristiano: el mito de que la gente se está alejando de Dios por el coronavirus.

Cada vez más pastores y creyentes se están poniendo inquietos y tristes al ver los efectos negativos del COVID-19 en sus respectivas congregaciones locales, diciendo cosas como:

“La gente se ha alejado de la iglesia”.

“Ya no siguen los sermones online”.

“Ya no contestan nuestros mensajes de WhatsApp”.

A ver.

Hace falta un poco de sentido común. Hay que pensar con la mente y no con las emociones.

La gente no se está alejando de Dios por el virus. Se están distanciando porque tienen un corazón incircunciso y rebelde.

En los últimos años, ¿cuántos sermones habremos escuchado (y predicado) sobre la necesidad de anclarnos en Cristo para poder estar firmes en el día malo? ¿Acaso no se han compartido literalmente miles de sermones sobre la necesidad de soportar persecución por la causa del Señor? Y todos en los bancos han respondido con un fuerte, “¡Amén!”

Y ahora fíjate en lo que ha pasado.

Ha llegado un pequeño soplo –no de persecución- sino de un virus. ¡Y huelga recalcar que estamos hablando de un virus relativamente light si lo comparamos con las otras grandes plagas de la historia! Y en un corto espacio de tres meses, prácticamente todas las iglesias están hablando de una pérdida de interés en los creyentes. Nos informan de la llegada de un terrible bajón espiritual.

¿Un bajón terrible después de tres meses de confinamiento en casa?

¿Un bajón terrible después de tres meses sin hacer nada?

¿Un bajón terrible sin ser perseguidos por el nombre de Cristo?

Por favor, hermanos, seamos realistas: el problema no es el virus. El problema es la falta de conversión.

Una persona nacida de Dios –como Job- busca a Dios cuando todo va bien y busca a Dios cuando todo va mal.

Si tres meses de estar tirado en el sofá en casa ha servido para quitarnos la fe, es que no teníamos fe salvadora. ¡Así de sencillo!

No hay que hacer caso a los alarmistas que van diciendo que el COVID está destrozando la iglesia. Si tuviéramos ojos para ver, nos daríamos cuenta de que el virus está limpiando y purificando la iglesia y está poniendo de manifiesto quiénes son del Señor y quiénes son unos hipócritas religiosos.

La sensación que tengo cuando alguien dice que la gente se está alejando del Señor por el virus es la misma que cuando se publican esos estudios huecos sobre: ¿por qué los jóvenes se van de la iglesia?

La respuesta es muy sencilla: los jóvenes se marchan de la iglesia porque no han nacido de nuevo. Un joven regenerado no se aparta de la congregación del Dios viviente.

Y la gente se está apartando del Señor en estos tiempos de pandemia porque no conocen al Rey de gloria.

Así que: ¡no te pongas tan triste, hermano! ¡Gózate en el Señor tu Dios! ¡Y alégrate con el pueblo redimido! Ten presente que, «Estad siempre gozosos» es un mandamiento bíblico (1 Tesalonicenses 5:16). ¡No estés amargado!

El virus no está perjudicando a la verdadera iglesia del Señor para nada.

¡No hagas más caso al mito!

Pastor Will GrahamAlmería

Comparte

5 comentarios sobre «No, la gente no se está alejando de Dios por el COVID»

  1. Totalmente de acuerdo ¡ acá estamos aprovechando para estudiar más de la Palabra,Predicas vi a zoom,watsap, etc,ahora no hay pretextos, sin embargo como explica bien,hay alejamiento y no es el Coronavirus. Bendiciones

  2. Es evidente que para muchos, no hay mejor cosa que la comodidad de un sermón online, y aunque tuvieran las puertas abiertas de par en par, para asistir a la iglesia, no lo harían, poniendo como excusa el peligro del contagio, pero salen a los centros comerciales, van a los supermercados abarrotados de gente, se juntan en grupos numerosos con amigos y familiares… Hacen celebraciones íntimas con gente que viaja de otros lugares para llegar al lugar de la celebración…. Pero en la iglesia, corren «Grave peligro de contagiarse»( a pesar de que muchas, tienen medidas de seguridad mejor que en muchos lugares del mundo) … Esta pandemia les vino como anillo al dedo a algunos…Cristianos con el mínimo de esfuerzo…..que espera a las generaciones futuras, con este «cristianismo timorato»… 🤔

    1. Cimparto!!! Y agrego la importancia es ver con sinceridad cuál es la relación que tenemos con el SEÑOR. Eso es lo que tenemos que revisar antes de buscar culpables de apartarnos del nuestro Padre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *