¿Qué significa «ser guiado por el Espíritu»?

La expresión «ser guiado por el Espíritu» es paulina y se utiliza en dos lugares (Romanos 8:14 y Gálatas 5:18).

En ambos lugares, ser guiado por el Espíritu equivale a morir a la carne, es decir, no permitir que se manifieste por medio de nosotros. En otras palabras, ser guiado por el Espíritu significa ser santificado.

Ser guiado por el Espíritu nos libra de los errores gemelos mundanos del legalismo (Romanos 8:15) y el libertinaje (Gálatas 5:19-21).

Por lo tanto, cuando alguien dice que “El Espíritu me ha guiado a tal universidad”, no creo que esté siendo fiel a lo que Pablo pretende comunicar. No está aludiendo a una guía personal y subjetiva sino a la mortificación de la carne.

¿Y cómo nos ayuda el Señor a ser guiados por el Espíritu?

Pues, a través de los medios de la gracia de toda la vida.

1.- Su Palabra (Romanos, Gálatas, etc.). La Palabra nos aleja del pecado. “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti” (Salmo 119:11).

2.- La oración. “No nos metas en tentación mas líbranos del mal” (Mateo 6:13).

3.- La comunión de los santos. “Hierro con hierro se aguza; y así el hombre aguza el rostro de su amigo” (Proverbios 27:17). “Considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras” (Hebreos 10:24).

Pastor Will Graham – Almería (España)

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *