La teología de Schleiermacher

l teólogo romántico alemán Federico Schleiermacher (1768-1834) es conocido como el padre de la teología moderna o liberal.

Hoy vamos a estudiar sobre lo bueno y lo malo de su teología.

1.- Un gran celo de evangelizar

Schleiermacher estaba preocupado al ver cómo la gente ilustrada de su época se estaba alejando de la fe cristiana. Ante esta triste realidad, Schleiermacher quiso reformular el mensaje del cristianismo para que fuese relevante en su generación. No hay duda de que el pensador tenía un celo genuino a la hora de montar su sistema teológico. Por esta razón publicó los discursos sobre la religión para sus “menospreciadores cultivados” en 1899.

2.- Un énfasis desmedido en el sentimiento humano

A diferencia de la tradición protestante anterior a él, Schleiermacher no procuró edificar su sistema teológico a partir de las Sagradas Escrituras sino en base al sentimiento humano. Concretamente, se trata de un sentimiento de “dependencia absoluta” o “dependencia incondicional”.1

Este giro subjetivista en la teología es lo que da a luz a la teología liberal, la cual convierte la teología en antropología (según las críticas del ateo alemán Ludwig Feuerbach y el teólogo dialéctico Karl Barth).

En vez de depender de la revelación de Dios que nos es dada en la Biblia, Schleiermacher creyó que el hombre podría encontrar la verdad dentro de sí mismo, a saber, en sus sentimientos y experiencias personales. Esta misma convicción caracteriza todo el movimiento modernista.

3.- La importancia de la vida espiritual

Gracias al lugar que Schleiermacher concedió al sentimiento humano en la teología, tomó muy en serio la vida piadosa y espiritual. Como joven había sido criado juntamente con los moravos y de ellos aprendió la necesidad de experimentar la fe a nivel personal.

En este sentido, Schleiermacher lleva toda la razón. Nos recuerda que la verdadera teología es mucho más que una simple actividad académica. Según Paul Tillich, la teología es necesariamente existencial ya que el teólogo se halla vinculado por entero al objeto de su estudio, Dios.2

El estudio cristiano, entonces, no está relacionado únicamente con el intelecto sino con la voluntad y los afectos humanos también. Los escritos de Schleiermacher nos salvaguarden de convertirnos en teólogos de mármol, ajenos a la vida del Espíritu.

4.- Descarta la Trinidad

Federico Schleiermacher.

Donde las grandes confesiones de fe protestantes empezaron con la doctrina de la bendita Trinidad, Schleiermacher no tenía ningún interés en ella ya que suponía que nuestra comunión espiritual con Cristo sería igual sin la doctrina de la Trinidad.

En este sentido el alemán siguió el espíritu de Kant, el cual comentó que, “De la doctrina de la Trinidad, tomada literalmente, no se saca nada para la práctica”.3

Esta indiferencia de Schleiermacher hacia la Trinidad se revela de tres maneras. En primer lugar, coloca la doctrina a finales de su teología sistemática. En segundo lugar, dedica apenas trece folios al tema en un tomo de más de 750 páginas. En tercer lugar, asevera que la Trinidad se trata de una “cuestión abierta” para el cristianismo.

5.- Jesús, un mero hombre

Ligada a su indiferencia hacia la Trinidad está la negación de que Jesucristo sea Dios manifestado en carne. La importancia de Cristo no reside en su naturaleza divina sino en su conciencia de lo divino. Jesús, entonces, es el ejemplo a seguir porque manifestó de modo supremo lo que es vivir con esta sensación constante de “dependencia absoluta”.

El 21 de enero 1787, el joven Schleiermacher confesó en una carta a su padre que, “No puedo creer que el que se llamaba a sí mismo el hijo del hombre sea el Dios verdadero y eterno”.4 Así vemos el peligro de montar un sistema teológico fundamentado en los sentimientos personales en vez de la verdad divina de las Escrituras.

6.- Niega la obra expiatoria de Jesús

Además de negar la divinidad de Cristo, Schleiermacher llega a eliminar la obra expiatoria del Salvador también. En la carta anteriormente citada, se dirige el joven alemán a su padre diciendo, “No puedo creer que su muerte [la de Cristo] fue una expiación vicaria”.5

Puesto que Dios no está airado, no hace falta que Cristo pague por los pecados de nadie. Así el evangelio de Cristo crucificado y resucitado por amor a los transgresores desaparece. En palabras de John MacArthur, “Como un Judas Iscariote del siglo XVIII, Schleiermacher traicionó su patrimonio de fe, abandonó los reclamos de verdad de las Escrituras y rechazó el Evangelio, negando tanto la deidad de Cristo como su obra vicaria en la cruz”.6

7.- Niega la personalidad del Espíritu Santo

En cuanto a la pneumatologia, Schleiermacher no cree en la existencia independiente del Espíritu Santo. Conforme a su modelo modernista, el Espíritu Santo es simplemente el nombre que damos al espíritu de la comunidad de los cristianos.

Cuando un grupo de creyentes se reúne con esta sensación de “dependencia absoluta”, el vínculo que los une a todos se llama “Espíritu Santo”. Es decir, se trata de un fenómeno humano (no divino).

Ante esta reformulación de la pneumatologia protestante, Schleiermacher desbarata la doctrina de la regeneración. El alemán no entiende el nuevo nacimiento como un acto soberano del poderoso Espíritu de Dios; sino como una influencia piadosa que se da cuando los creyentes se reúnen y que contagia en cierto sentido a los demás para que desarrollen su propia conciencia de lo divino. Con todo, Schleiermacher desecha tanto la personalidad como la divinidad del precioso Espíritu Santo.

8.- La reformulación del pecado y la salvación

En las obras de Schleiermacher, el pecado no se trata de infringir la ley de Dios (1 Juan 3:4). Significa no vivir con este espíritu de “absoluta dependencia”.7 Esta convicción explica la razón por la que Schleiermacher cree que la santificación tiene que ver con crecer en nuestra conciencia religiosa mientras que el pecado se trata de disminuir en ella. Una vez más, todo se torna subjetivista, romántica e interna.

Podemos alejarnos del pecado, consiguientemente, si optamos por seguir el ejemplo de Cristo en cuanto a su profunda dependencia de Dios. Como ya destacamos en el sexto punto, no hace falta la obra expiatoria de Cristo. Jesús, al fin y al cabo, no es un salvador sino un sencillo modelo a seguir.

Si andamos en pos de las pisadas de Jesús, no tardaremos en experimentar la aceptación de Dios. En la soteriología de Schleiermacher, pues, la justificación se da cuando nos damos cuenta de que Dios no está enfadado con nosotros (ni lo ha estado nunca). No tiene nada que ver con un decreto legal, forense, jurídico, objetivo de parte de un juez celestial.

Hacia una evaluación evangélica

En suma, pese a las buenas intenciones apologéticas y religiosas de Schleiermacher, el alemán acaba degollando la teología protestante. Otros ejemplos más cercanos a nuestro tiempo son Rudolf Bultmann (1884-1976) y Paul Tillich (1886-1865), dos teólogos profundamente preocupados por cómo casar la cosmovisión modernista con la teología, no obstante, en ambos casos, decapitaron la fe que procuraron defender.

En los escritos de Schleiermacher, observamos cómo un afán desmedido por la relevancia a toda costa engendra un sinfín de efectos nocivos para la iglesia cristiana, por ejemplo, la búsqueda espiritual del hombre toma el lugar de la revelación de Dios, la experiencia religiosa es exaltada a expensas de la verdad bíblica, se pasa por alto la Trinidad, se niega por completo la divinidad de Cristo, su obra expiatoria, la personalidad del Espíritu y se reformula las doctrinas del pecado y la salvación.

En nuestros días, aprendamos del ejemplo de Schleiermacher: ¡no sacrifiquemos la verdad por amor a la popularidad! ¡La relevancia sin sustancia nunca da ganancia! Volvamos a las Escrituras y pidamos al Señor que su hermoso Espíritu las use con poder para la conversión de muchos.

Pastor Will Graham

1 SCHLEIERMACHER, Friedrich, The Christian Faith [La fe cristiana] (Apocryphile Press: Berkeley, 2011), p. 12.

2 TILLICH, Paul, Teología sistemática 1 (Sígueme: Salamanca, 1982), p. 40.

3 Citado en MOLTMANN, Jürgen, El Dios crucificado (Sígueme: Salamanca, 1975), p. 337.

4 Citado en GERRISH, Brian, A Prince of the Church [Un príncipe de la iglesia] (Fortress: Philadelphia, 1984), p. 25.

5 Ibíd., p. 25.

6 MACARTHUR, John, Fuego extraño (Nelson: Nashville, 2014), p. 204.

7 BERKHOF, Luis, Systematic Theology [Teología sistemática] (Banner of Truth: Edinburgh, 1974), p. 228.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.