ऋण 4K। सेक्सी बेब पर विश्वास नहीं होता कि बिग ब्लैक डिक पैसे के साथ वह काम कर सकता है जो वह योग्य है. बिग डिक असफल अफ्रीकी लड़के को एक कठिन बकवास हो जाता है.https://www.youjizz.com/videos/a-dude-was-visited-to-a-busty-lover-for-forty-and-loved-her-for-sex-80172841.html स्लिम थाई किशोरों के वियाना को डबल टीम और क्रूर हॉर्नी मुर्गा पुराने स्टड द्वारा चूसना मिलता है.https://www.sexytube.me/video/teenage-boy-who-loves-to-get-railed-hard-and-has-a-great-body विशाल अंतरजातीय डिक कमबख्त.https://www.myporndiary.net/view_post/bastii-milpha-usa-murgaa-ko-usakii-cuuta-mem-gaharaa-pyaara-karataa-hai-.html ग्लैमर Busty लड़की मुझे उसके बहुत ही आकर्षक बड़े गधे के साथ कमबख्त. नग्न फूहड़ और एक सबसे बड़ा काला लिंग सवारी.https://loveporn.xxx/seksa-vhidio/badae-gola-gadhe-ke-saatha-esiyaaii-saumdarya-eka-badae-dika-ke-saatha-eka-sthaaniiya-aadamii-ko-codane-vaalaa-hai

Juan Sánchez Araujo: «Cuando estas cosas empiecen a suceder…»

“En Jehová he confiado; ¿cómo decís a mi alma que escape al monte cual ave? […]. Si fueren destruidos los fundamentos, ¿qué ha de hacer el justo?” (Salmo 11:1, 3)

Las cosas que están pasando en el mundo y en nuestro país en estos últimos tiempos no son nada alentadoras desde un punto de vista meramente humano. Pareciera que cada catástrofe “natural” y cada embate de pandemia es más fuerte que los anteriores. Si a esto añadimos los cambios que está habiendo en la esfera de la política, con esas nuevas leyes que parecen encaminadas a alejarnos todavía más de Dios y de su Palabra y hacer aún más difícil nuestra vida y nuestro testimonio cristianos, podríamos preguntarnos: “¿Dónde está Dios en todo esto?”

Pues Dios… nuestro Dios… el único Dios verdadero[1], el Creador de todo lo que existe, el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, está ahí, llevando a cabo su propósito eterno en Cristo Jesús, cuyo cumplimiento ha sido ya certificado y sellado con la sangre de su Hijo en la cruz del Calvario[2].

Dos cosas han de pasar antes de la apoteosis del reino de Dios. La primera es que la generación última de Israel ha de reconocer por fin a Jesús como su Mesías y ser salva[3], y todas las naciones del mundo han de llegar a ser discípulos de Jesús[4]. Esto no quiere decir que todas esas naciones vayan a creer en Cristo o a ser salvas en la totalidad de sus individuos, sino que de todas ellas habrá discípulos de Jesús en el reino de Dios[5].

El segundo suceso que anuncia la Palabra de Dios es que el “misterio de la iniquidad” alcanzará su clímax “en el hombre de pecado, el hijo de perdición […] cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden”[6]. Pero aun detrás de esto está Dios y en todo ello se cumple su plan[7] (como sucede siempre con los juicios que Él manda sobre la tierra y sobre la humanidad[8] por causa de la rebelión del hombre[9] y con vistas a que nos arrepintamos[10]).

La pandemia del coronavirus ha acelerado este segundo aspecto de lo que ha de pasar, y la rebelión del hombre contra Dios y contra su Cristo en el mundo se ha recrudecido y se manifiesta abiertamente, y sin rubor alguno, en muchos países, por medio de leyes contrarias a la Palabra de Dios o por la conducta arrogante e ignominiosa de sus dirigentes, que atentan contra todo lo que Dios ama, ha establecido o manda; ya sea el respeto a la vida humana[11], a la inocencia de los niños[12], al desempeño justo de la acción de gobierno[13], el matrimonio[14], la familia, etc., y para promover las cuales se utilizan métodos maquiavélicos basados en la máxima de que el fin justifica los medios. La pregunta es por qué la iglesia de Cristo no está aprovechando la ocasión para proclamar abierta y claramente al Dios verdadero y anunciar a bombo y platillo el evangelio de su Hijo, única arma a la que teme Satanás[15].

La respuesta quizá sea que tenemos tanto miedo de la COVID-19 como el mundo, o que nos hemos enredado tanto con este último mediante acuerdos que responden solo intereses espurios que ahora nos resulta muy difícil jugárnoslo todo a la carta del Señor y del testimonio cristiano. ¡Pero hemos de saber que en ello nos va la vida! Si la Iglesia no da la voz de alarma y convoca a las naciones y sus gobiernos para que miren a Dios[16] ─cuya inexistencia parecen haber asumido ya o al que evidentemente dan por muerto─, no solo estará privando al mundo de la luz que requiere para su salvación[17], sino que como atalaya irresponsable será culpada por ello. Como advirtió Dios a su profeta Ezequiel: “Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío se arrepienta de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano”.[18]

Los fundamentos de esta sociedad, de esta civilización… los fundamentos que sostienen el mundo, están siendo sacudidos ─socavados, podríamos decir─ y amenazan ruina. Son los fundamentos de la verdad y la justicia, de la sujeción a la legalidad y del respeto por las reglas del juego: por ese “contrato social” que nos hemos dado y que tal vez sea lo mejor en materia de convivencia que pueda producir el ser humano por sus propios medios en este mundo caído. Dicho “contrato social”, que es la democracia, se está viendo asaltado desde todas las direcciones por vándalos que ni temen a Dios ni respetan a hombre[19]. Pero es Dios quien, en última instancia, está removiendo “las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles”[20], las cuales son los cimientos de la ciudad que Él está construyendo y que permanecerá para siempre[21]. Se trata, en otras palabras, del establecimiento del reino de Dios[22], la Jerusalén celestial de la cual se han dicho “cosas gloriosas”[23] y cuyo cimiento está en el monte santo donde reina Jesucristo como Rey[24].

Si lo miramos desde la perspectiva de Dios, las cosas no son tan terribles para la iglesia de Cristo, ya que “todo el que procure salvar su vida, la perderá; y todo el que la pierda la salvará”[25]. Así que ni el miedo a la muerte por coronavirus ni el temor a los hombres deben gobernar nuestra vida ni nuestra actuación[26]. En cuanto a lo que puedan estar tramando los hombres corruptos de entendimiento, como en el caso de Lutero: “Dios es nuestro amparo y fortaleza” y “del río [¿del Espíritu?] sus corrientes alegran la ciudad de Dios, el santuario de las moradas del Altísimo. Dios está en medio de ella, no será conmovida. Dios la ayudará al clarear la mañana [¿de la venida del Señor?][27].

No se trata, pues, de triunfalismo, sino de fe. Y no necesitamos una gran fe en Dios para esta situación[28], sino “fe en un gran Dios”, como alguien ha dicho. Lo que ha de hacer el justo cuando los fundamentos de este mundo se desmoronan, es esperar “la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios”[29], apresurándose “para la venida del día de Dios”[30], y no “huir al monte cual ave” sino confiar en Dios[31]. Es hora de actuar con todo nuestro empeño y no dejarnos seducir con lisonjas por el hombre de pecado[32]. La actitud de los que creemos en Jesús debe ser la que señaló nuestro Señor: “Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca”[33].

Pastor Juan Sánchez Araujo – Iglesia Evangélica Presbiteriana en Guillena (Sevilla)


[1] Isaías 43:10-13

[2] Juan 19:30

[3] Mateo 23:37-39; Romanos 11:25-27

[4] Mateo 28:18-20; Mateo 24; 14

[5] Apocalipsis 5:9-10

[6] 2 Tesalonicenses 2:3-12

[7] Versículos 11 y 12

[8] Romanos 1:24, 26, 28; Eclesiastés 7:14;

[9] Salmo 2

[10] Romanos 2:4

[11] Éxodo 20:13

[12] Mateo 18:6

[13] Romanos 13:3-4

[14] Mateo 19:4-6

[15] Apocalipsis 12:11

[16] Isaías 45:22-23

[17] Salmo 27:1

[18] Ezequiel 3:18-19

[19] Lucas 18:2

[20] Hebreos 12:25-29

[21] Hebreos 11:10

[22] Daniel 2:44

[23] Salmo 87

[24] Salmo 2:6-9; Hechos 13:33

[25] Lucas 17:33

[26] Salmo 118:6-9; Mateo 10:28-31

[27] Salmo 46:4-5 (y todo el salmo)

[28] Lucas 17:5-6

[29] Hebreos 11:10

[30] 2 Pedro 3:12

[31] Salmo 11:

[32] Daniel 11:32

[33] Lucas 21:28

Comparte

3 comentarios sobre «Juan Sánchez Araujo: «Cuando estas cosas empiecen a suceder…»»

  1. Todo lo que he leído está en la Biblia, como no creer en lo que está escrito por Dios, estoy completamente de acuerdo, aunque no es fácil, lo primero es lo primero, pase lo que pasé. Mi prioridad es escuchar la Palabra de Dios y hacerla!!!

  2. Todo lo que he leído está en la Biblia, como no creer en lo que está escrito por Dios, estoy completamente de acuerdo, aunque no es fácil, lo primero es lo primero, pase lo que pasé. Mi prioridad es escuchar la Palabra de Dios y hacerla!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *