Devocional – 19 de diciembre (tarde): Obedientes pero pobres

“Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre Jesús, el cual había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido. Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor (como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor), y para ofrecer conforme a lo que se dice en la ley del Señor: Un par de tórtolas, o dos palominos” (Lucas 2:21-24).

José y María se sometieron a la autoridad civil empadronándose en Belén.

Se sometieron a la autoridad angelical llamando al niño Jesús, esto es, el que salva.

Se sometieron a la autoridad de tu Palabra escrita, circuncidando al peque, presentándole a ti y ofreciendo por la purificación de María.

Obedientes; pero pobres. No podían ofrendar más que dos pájaros (Levítico 12:8). Ciertamente los predicadores de la prosperidad me mienten cuando proclaman que los obedientes siempre serán ricos. No es así.

¿Acaso no dijo tu Hijo, el más obediente de todos los hombres, que no tenía “donde recostar su cabeza”?

Gracias por enseñarme estas verdades.

Pastor Will Graham – Almería

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.