Devocional – 31 de diciembre (tarde): Gracias por todo lo aprendido en diciembre

Reflexión final

Te doy gloria, amado Padre, por todo lo que me has enseñado sobre la encarnación en este mes de diciembre. Los textos de mis hermanos Mateo y Lucas me han edificado y enriquecido.

He aprendido tanto pensando en los buenos ejemplos de José, María, Zacarías, Elisabet, Simeón, Ana, los ángeles, los pastores y los magos gentiles.

Sin embargo, no quisiera despedirme de este año meditando únicamente en tus siervos. Mi deseo es meditar en el Siervo de siervos, Jesucristo y darte las gracias -en su nombre- por todo lo vivido en los últimos doce meses.

Ruego, amado Padre, que en este nuevo año que el retoño de Cristo siga creciendo en todo el mundo e incluso en los sitios más despreciados y humildes (como Belén, Egipto y Nazaret).

Al fin y al cabo, si me salvaste a mí, puedes salvar a cualquiera.

¡Qué el nazareno triunfe! ¡Las puertas de Herodes no prevalecerán!

Gloria a ti, Padre de la encarnación.

Gloria a ti, Hijo de la encarnación.

Gloria a ti, Espíritu de la encarnación.

Amén y amén.

Pastor Will Graham – Almería

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.