Martin Rizley: ¿Discurso de odio o discurso honesto?

No hay duda de que la libertad de expresión está siendo atacada en nuestros días por plataformas de redes sociales como Twitter y Facebook que quieren promover la «corrección política» en el discurso público. El problema con la corrección política es que siempre ha sido una herramienta utilizada por la izquierda radical para imponer una sola ideología, un sólo sistema de valores, y una sola manera de pensar y hablar.

Hace unos años, hubiera sido impensable que cualquier plataforma de red social censurara un ministerio cristiano como Focus on the Family. También habría sido impensable que censurara un ministerio cristiano por expresar un punto de vista cristiano sobre la sexualidad humana. Pero ahora, el ministerio Focus on the Family ha sido censurado por Twitter y su cuenta bloqueada por decir que Rachel Levine, un miembro “transgénero” de la administración de Biden, es en realidad un hombre.

Tal afirmación se basa en la creencia bíblica de que, si alguien ha nacido varón por la voluntad de Dios, entonces, sigue siendo varón durante toda su vida, aun si llega algún día a considerarse mujer, vestirse como mujer, y presentarse como mujer en público. No obstante, parece que las plataformas de redes sociales están comenzando a censurar a ministerios cristianos por expresar conceptos cristianos públicamente. Quieren tachar tal clase de afirmación como un «discurso de odio» porque no apoya el sistema de valores y la cosmovisión «gnóstica» que el gobierno quiere imponer a todos. Por eso, dicen que tal clase de afirmación equivale a «odio» porque, según ellos, asalta la «dignidad humana» de la persona.

¿Cómo deberían responder los cristianos a la acusación de que es una expresión de odio y un ataque contra la dignidad humana de una persona no afirmar la validez de su auto concepción?

Primero, debemos insistir en que, desde un punto de vista cristiano, no es «odio» expresar un desacuerdo con la auto concepción de una persona si esa auto concepción carece de una base objetiva en el mundo físico. No era odio, por ejemplo, que el mundo le dijera a Rachel Donezal que no era una persona de color, a pesar de su fuerte identificación a nivel emocional con la comunidad negra en los EE.UU. Ella oscureció la piel, comenzó a usar su cabello al estilo afroamericana, y finalmente, llegó a liderar la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Raza Negra (NAACP) en Spokane, Washington, después de autoproclamarse afroamericana. Pero cuando salió a la luz la realidad de sus raíces físicas — el hecho de que era hija de dos padres blancas–, se vio obligada a dimitir de su trabajo con la NAACP por haber mentido acerca de su identidad racial. ¿Es una expresión de odio decir que Rachel Donezal no es una persona de color? No; es una expresión de honestidad. Es honesto rebatir una mentira con la verdad acerca de realidades físicas innegables que se remontan al nacimiento físico de una persona.

Asimismo, desde un punto de vista cristiano, la identidad de género «real» de una persona tiene que ver con realidades físicas innegables que se remontan al nacimiento físico de esa persona. No es lícito separar la identidad de género de la forma corporal que una persona ha recibido en su concepción. La persona que hace esa separación, llega a creer una mentira y abrazar una auto concepción falsa enraizada en una cosmovisión religiosa «gnóstica». El gnosticismo ve al ser humano como una entidad espiritual «atrapada» en un cuerpo material que sirve como «vehículo» temporal para el espíritu pero no define en absoluto la identidad real de la persona. Esa identidad se basa exclusivamente en un sentir profundo ubicado en el espíritu– lo que Aleister Crowley habría llamado la «voluntad verdadera» de la persona, la resolución de vivir de cierta manera, a pesar de lo que opinan los demás. Muchos gnósticos identifican esa «voluntad verdadera» con Dios mismo — es decir, con el poder creativo que dio a luz el universo; por eso, la consideran «sagrada,» y cuestionar su validez es «blasfemia”.

Los cristianos rechazamos la cosmovisión gnóstica y la antropología que la acompaña. La rechazamos en cuanto a la formación de nuestra propia auto concepción y la de otros, también, porque consideramos esa cosmovisión contraria a la verdad. Creemos que Dios nos transmite la verdad real y objetiva de «quiénes somos» a través de la forma corporal que Él nos ha dado a cada uno como varón o hembra. Por lo cual, si Dios me ha dado una forma corporal masculina, eso significa que Dios me ha dado la identidad personal de hombre y el llamamiento de vivir conforme a esa identidad; asimismo, si Dios le ha dado a otra persona una forma corporal femenina, eso significa que le ha dado a esa persona la identidad personal de mujer y el llamamiento de vivir conforme a esa identidad. Sabemos esto por el vínculo irrompible que Dios ha establecido entre la forma corporal externa y la identidad personal interna.

Esto es lo que creemos los cristianos sobre la identidad de género; y es una parte fundamental e innegociable de nuestra confesión religiosa. Entonces, desde un punto de vista cristiano, cuando una persona busca definir su identidad de género sin ninguna referencia a su forma corporal, o de manera contraria a su forma corporal, eso es evidencia de una mente profundamente confundida o atribulada. Demuestra que la persona ha creído una mentira acerca de su propia identidad. No obstante, decir eso no es expresar odio; es reconocer que esa persona está comprometida con una antropología muy diferente a la del cristianismo, nacida de una cosmovisión religiosa radicalmente diferente.

Ciertamente sería un atentado contra la dignidad humana de una persona disminuir su valor como persona hecha a la imagen de Dios; sería un acto de odio insultarle o tratarle de forma descortés y sin compasión. Sin embargo, no es un ataque a su dignidad humana estar en desacuerdo con su auto concepción porque tenemos una cosmovisión religiosa diferente a la de él. Por lo cual, no es un ataque a la dignidad personal de nadie decir: «Tal persona se cree una mujer y desea presentarse como mujer en público; pero creo que está equivocada, porque nació como varón, por lo cual, Dios le ha dado desde la niñez la identidad de varón, y nada puede cambiar esa realidad».

Si eso representa un discurso de odio, entonces el gobierno tendrá que encarcelar a muchos cristianos, porque no podemos evitar afirmar que el mundo es tal y como la Palabra de Dios y la revelación general declaran que lo es.

Pastor Martin Rizley – HeartCry Ministries – Málaga (España)

HeartCry
Comparte

11 comentarios sobre «Martin Rizley: ¿Discurso de odio o discurso honesto?»

  1. Por eso, Dios los ha abandonado a los impuros deseos que hay en ellos, y han cometido unos con otros acciones vergonzosas. En lugar de la verdad de Dios, han buscado la mentira, y han honrado y adorado las cosas creadas por Dios y no a Dios mismo, que las creó y que merece alabanza por siempre. Amén. Por eso, Dios los ha abandonado a pasiones vergonzosas. Hasta sus mujeres han cambiado las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza; de la misma manera, los hombres han dejado sus relaciones naturales con la mujer y arden en malos deseos los unos por los otros. Hombres con hombres cometen acciones vergonzosas, y sufren en su propio cuerpo el castigo merecido por su perversión.
    Romanos 1:24‭-‬27 DHH94I

  2. En último recurso que debe ser el
    Primero solo obedezcamos a la Sola Palabra De Dios. No tenemos los Cristianos que obedecer al gnosticismo que no es la primera vez que trata de sobrepujar sobre la inerrable y eterna Palabra De Dios. Lo demás es parecer humano y falsa doctrina.

  3. Sencillo hermanos solo hay que dentificar si alguien es varón o hembra y no es como aparenta ser sino que científicamente aprobado por los humanos tenemos una identidad genética Creada por Dios y los científicos la han expuesto a la vista del MUNDO qué habitamos. Esto lo vi en la clase de biología de primer año de bachillerato y es el tema de los Cromosomas (nivel celular) me da risa decir esto pero bueno. Sepan amigos (aquello que no saben ver aún) creo que están consciente de que el GÉNERO MASCULINO (VARÓN) está definido por el cromosoma Par “XY” y para EL GÉNERO FEMENINO (HEMBRA) está definido por el cromosoma Par “XX”. Hagan una prueba de sangre y vean el ADN y allí se darán cuenta que los científicos le dieron la RAZÓN a Dios. Ahora aquello de que una persona se sienta hombre siendo mujer y un hombre se sienta mujer siendo hombre celularmente va en contra de su naturaleza (asumiendo de que no exista Dios) eso me haría pensar y sentir que si yo siento y pienso por EJEMPLO QUE ESTANDO EN UN CUERPO ANATÓMICAMENTE HUMANO soy un PERRO O UN LEON TENGO DERECHO DE SERLO Y TODO EL MUNDO TIENE QUE ACEPTARLO. TENGAN Cuidado que siendo perro o leon puedo Morder y la mordida puede causar daño…. ojo que los perro su naturaleza es de morder y comer al igual que el LEON (el que tenga cerebro que analice si no ha entendido)

  4. Muy buen artículo. Definiciones claras y precisas. Sólo una sugerencia con el debido respeto al autor: le complementaría con la Escritura, porque la palabra de Dios es vida y tiene poder. Algunos versículos referentes a la creación y a la condenación del homosexualismo.
    Igualmente lo compartiré.
    El Señor le guarde y bendiga pastor Rizley.

  5. Que nos persigan por llevar el nombre de Cristo es un privilegiado honor. Ser atacados por falta de prudencia, discernimiento y sabiduría, es otro asunto. Si bien Dios condenó a Sodoma, Cristo salva, redime y restaura. ¿Cómo llevaron los censurados el Evangelio a la persona que expusieron a la crítica? ¿Fue ese el propósito de los críticos censurados? ¿Es mi escrúpulo por los valores cristianos un reflejo del Evangelio por el Evangelio?
    Debemos aprender de Cristo que es manso y humilde. Sí, el volcó las mesas por la Santidad de Dios. Roguemos por las almas perdidas necesitadas de la compasión y misericordia Divinas en Cristo para que sean librados de su ignorancia y perdición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *