Bienaventurados los que padecen

BIENAVENTURADOS LOS QUE PADECEN PERSECUCIÓN POR CAUSA DE LA JUSTICIA, PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS (MATEO 5:10).

Humanamente hablando, la lista de las bienaventuranzas es muy extraña. ¿Quién pensaría que los felices son los pobres en espíritu, los que lloran, los mansos, los que tienen hambre y sed, los misericordiosos, los puros de corazón y los pacificadores? Son siete declaraciones completamente contra culturales.

La última bienaventuranza, registrada en Mateo 5:10, sigue con este tono raro. Jesús acaba la lista proclamando que “los que padecen por causa de la justicia” son grandemente bienaventurados. ¿Cómo puede ser? ¿No tendría más sentido proclamar que los felices son los agresivos, los fuertes y los perseguidores?

Antes que nada, esta última bienaventuranza -como las previas tres- tiene que ver con nuestra relación con los demás. No obstante, esta vez se resalta la dimensión pasiva de tal relación. Activamente, somos llamados a ser misericordiosos, puros de corazón (carecer de intenciones ocultas en el trato con el prójimo) y pacificadores. Pasivamente, soportamos la persecución con paciencia.

Pero, ¿por qué tendría alguien ganas de perseguir a una persona misericordiosa, íntegra y pacífica? Porque el mundo, bajo el poder de las tinieblas, está enloquecido. Se gloría en su propia destrucción, oponiéndose a la luz de Dios. Bien decía D.A. Carson: “El cristiano vive en un mundo pecaminoso; por tanto, si manifiesta una justicia genuina, transparente, muchos le rechazarán”.

Haríamos mal en pensar que dicha persecución solamente tiene que ver con el encarcelamiento y la tortura. En el v. 11 Jesús hace mención de vituperios y falsas acusaciones. Aquí en el Occidente, difícilmente será asesinado un creyente por su fe; no obstante, es muy posible que se convierta en un objeto de burla en su hogar (si su familia no cree en Cristo), en su lugar de trabajo y en la esfera pública. En nuestro contexto, por ejemplo, ser cristiano es casi sinónimo de ser homófobo. Es una acusación que Satanás utiliza para ridiculizar al pueblo de Cristo.

Todos los cristianos que viven según la Palabra serán perseguidos por su fe (1 Timoteo 3:12). Para citar a D.A. Carson de nuevo: “Si el discípulo de Jesús jamás experimenta ningún tipo de persecución, se podría preguntar con justicia si en su vida manifiesta la justicia”. Tiene que haber una reacción por parte de las tinieblas. La oscuridad no soporta la luz. Si persiguieron al Salvador, también nos perseguirán a nosotros (Juan 15:18-20) inventando una serie de calumnias para justificar su odio hacia nosotros.

La buena noticia, sin embargo, es que Cristo -como en las restantes siete bienaventuranzas- nos da una promesa. Dice: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:10).

Es una promesa escatológica. El Salvador nos enseña a fijar nuestra mirada en el futuro. Además de explicar que la persecución es una prueba de que somos herederos del reino venidero, Cristo añade en el v. 12 que: “Vuestro galardón es grande en los cielos”. Por tanto, como cristianos, debemos gozarnos y alegrarnos cuando nos persiguen y siembran falsas acusaciones acerca de nosotros. Si de verdad vivimos a la luz de la nueva tierra, la esperanza se apoderará de nuestro corazón. Ser perseguido por Cristo, pues, no es una maldición sino una bendición celestial. ¡Qué gozo ser contados como dignos de padecer afrenta por causa del nombre del Salvador (Hechos 5:41)!

Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Pastor Will Graham – Palabra de Vida Almería

Comparte

4 comentarios sobre «Bienaventurados los que padecen»

  1. Las bienaventuranzas me demuestran lo pequeña y pecadora que soy en comparación con nuestro señor Jesucristo, es una cura de humildad, una bofetada con la mano abierta a mi soberbia. Las leo y veo a Jesús crucificado y pienso que no merezco su misericordia.
    Para mí representan el verdadero Cristianismo. No el Cristianismo Happy, no el cristianismo de Jesucristo Súperstar (perdona el sentido del humor), sinó el del verdadero Jesús. Ni en mil años seré digna de atarle los cordones de sus sandalias.
    Gracias a Dios que el vino a salvar a los pecadores, y que su misericordia es inmensa.

  2. Primero quiero agradecerle, por sus enseñanzas, referente al comentario que hizo , de no saber que eran las runas, cuando estaba en el mundo yo indagaba acerca de todo buscando la verdad, 😔 me arrepiento de esto. Pero las runas antiguas son el alfabeto vikingo, ellos lo escriban en piedras y las utilizaban como dados para consultar su futuro o pronosticar que debían hacer. Pensaban que eran respuesta de sus dioses. Le atribuian poderes mágicos. Esto se lo comparto como conocimiento general de historia. Gracias a Dios que me permitió conocer la verdad de Nuestro Señor Jesús, ahorita solo estudio de su Palabra. Gracias saludos y bendiciones.

  3. Definitivamente nosotros como creyentes vamos hacer perseguidos, pero solamente si tenemos una vida en Santidad que se refleje el caracter de Cristo en nosotros, si no aun seguimos siendo carnales en nuestra manera de vivir y por eso tu estas bien en el Mundo caido sin importar que muchos hermanos Cristianos sufran por declar Cristo vive en su corazo.
    Gracias por el Articulo
    Bendicio es Pastor Will

  4. Saludo desde Nicaragua hermosa la palabra de Dios que manifesta su gloria y Misericordia digno es padecen por nuestro salvador y entender que nuestro futuro es con nuestro Señor Jesucristo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *