¿Me persiguen por predicar la Palabra o por mi mal testimonio? – 13 de agosto

Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al aguacil, y seas echado en la cárcel. De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante (Mateo 5:25-26).

Espero, amado Padre, haber entendido correctamente lo que tu Hijo me enseña en este pasaje enigmático.

Si me dirijo despectivamente a un incrédulo llamándole “necio”, “idiota” o “tonto” (v. 22), tengo que hacer las paces con él cuanto antes para luego no sufrir las consecuencias.

Ciertamente, un creyente ofendido no conspirará contra mí ni me llevará a juicio (cf. 1 Corintios 6:1-11) porque cree en el perdón fraternal y no quiere amancillar tu buen nombre. No obstante, es perfectamente posible que un “adversario” (esto es, un no creyente) tome medidas sociales/ legales contra mí porque sigue la ley del mundo.

Una cosa es ser perseguido por predicar tu evangelio y por defender los principios de tu Palabra. Otra cosa muy distinta, sin embargo, es sufrir afrenta por mi propia necedad, sobre todo por el mal testimonio que doy en presencia de los incrédulos.

Dame dominio propio, Padre.

Pastor Will Graham – Palabra de Vida Almería

Comparte

2 comentarios sobre «¿Me persiguen por predicar la Palabra o por mi mal testimonio? – 13 de agosto»

  1. Es verdad cuando somos perseguidos por nuestra necedad trae problemas y damos mal testimonio, debemos de negarnos a nosotros mismos y representar el evangelio de manera clara conforme las escrituras , no decir SOY CRISTIANO ,cuando realmente no conocemos del evangelio ni de la palabra , debemos de ser como los Cristianos de Antioquia que las personas decian que eran creyenten por su manera de comportarse Testimonion, asi debemos de ser que las personas nos nombren como creyentes, no nosotros mismos.

    Bendiciones Pastor Will a usted y a su Familia

  2. Si nos persiguen debemos pensar que primero la humanidad lo realizó contra nuestro Señor Jesucristo Que nuestros brazos no recaigan en medio de la persecución ho censura por predicar el evangelios Levantemos la cruz en alto como también su palabra y nuestro amor Jesucristo hermano Dios lo levante como un poderoso gigante en medio de la adversidades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *