No te vengarás – 22 de octubre

Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, diente por diente (Mateo 5:38).

Amado Padre: el corazón pervertido tuerce tu Palabra con tanta facilidad.

Diste el mandamiento de “ojo por ojo” en un contexto bien concreto. Fue una ley para las autoridades civiles en los días de Moisés. Quisiste que los jueces de tu pueblo administraran justicia y que acabaran con la venganza personal entre los israelitas. De hecho, esperas lo mismo de los magistrados en España hoy.

No obstante, en los días de tu Hijo, los fariseos habían llegado a anular el espíritu detrás de este sabio mandamiento. En vez de ser fieles al contexto original del pasaje, comenzaron a aplicar el principio de “ojo por ojo” al ámbito personal. Se olvidaron (tal vez voluntariamente) de tu prohibición en Levítico 19:18: “No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

“Ojo por ojo”, pues, ya no significaba la restricción de la venganza personal, sino la promoción de la misma. La interpretación farisaica de la frase no pudo invalidar tu sabiduría de manera más descarada. ¡Mataron tu Palabra!

Señor, líbrame de torcer tu Palabra conforme a mis deseos engañosos.

Pastor Will Graham – Palabra de Vida Almería

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *