Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas – 10 de junio

Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa (Mateo 6:16).

Padre:

Qué fuerte pensar que puedo llegar a ayunar por motivos puramente carnales. Mi corazón es tan hipócrita que convierte lo santo en algo puramente mundano. La negación de mi cuerpo se transforma en la alimentación de mi ego. ¡Menuda ironía!

Solamente tú sabes, amado Dios, la cantidad de veces que tu Hijo ayunó en esta tierra. ¿Cuántas veces habrá ayunado sin que nadie se diera cuenta? Ciertamente no buscaba la gloria de los hombres, sino la tuya. 

Amado Padre: te pido hoy que yo sea un creyente entregado al ayuno. No quiero seguir los dictados del materialismo que me llevan a decir: “Me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad” (Apocalipsis 3:17). Tu Hijo se dirige al creyente materialista declarando: “No sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo” (v. 17). Líbrame, pues, de la tentación de deificar mi vientre.

Y también te pido que me guardes de contaminar lo santo. Permíteme ayunar (y realizar otras actividades espirituales) por motivos dignos de ti.

Amén.

Pastor Will Graham – Palabra de Vida Almería

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.