Pero si tu ojo es maligno… – 15 de julio

La lámpara del cuerpo es el ojo, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas? (Mateo 6:22-23).

Amantísimo Padre:

El ojo bueno tiene su mirada puesta en ti y se hace tesoros en el cielo. Pero el ojo maligno no se fija en otra cosa que no sean los intereses y las preocupaciones de este mundo.

Según la enseñanza de tu bendito Hijo, si mi ojo es bueno, es decir, si doy la prioridad a lo que realmente importa en esta vida, estaré repleto de luz. Disfrutaré de tu mano sobre mí. Me guiarías por sendas de justicia y así podré ser un faro para los demás.

No obstante, si mi ojo es maligno, no seré de utilidad para ti ni para nadie más. El ojo maligno es egocéntrico y se entrega a la disipación diciendo: “Comamos y bebamos, porque mañana moriremos” (Isaías 22:13).

Señor: unge mis ojos con colirio para que mi visión sea buena. Quisiera ver a Jesús. Alúmbrame. Llena todo mi cuerpo de tu luz.

Amén.

Pastor Will Graham – Palabra de Vida Almería

Comparte

Un comentario sobre «Pero si tu ojo es maligno… – 15 de julio»

  1. Apuntar que si tengo ojos malos no solo yo ando perdido sino que influyo en otros que puedan confiar en mi para que también anden igual por imitación, o puedo dañar a otros fácilmente porque ando dando “palos de ciego” lo cual es aún más grave.
    Bendiciones a Will y familia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.