El árbol malo simboliza a los falsos profetas – 6 de enero

Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos (Mateo 7:17-18).

Amantísimo Padre:

En primer lugar, entiendo que el árbol malo aquí simboliza a los falsos profetas que te tienen en los labios, pero no en el corazón. Predican bien. Oran bien. Sin embargo, sus almas están llenas de envidia y malicia. Son calumniadores y se deleitan en matar a los hermanos y en causar divisiones en el cuerpo de Cristo con el fin de saciar sus aspiraciones egoístas. ¿Qué no harán para convertirse en el centro de atención? Se esconden detrás de una humildad fingida. No están en la iglesia para tu gloria, sino para la suya propia.

En segundo lugar, el buen árbol es el verdadero profeta o predicador enviado por ti cuyo único deseo trata de dar alabanza al Buen Árbol por excelencia, Jesucristo. Tal ministro huele a perfume frutal porque la fragancia de tu Espíritu se desprende a través de él.

Padre: te pedimos que liberes a tu iglesia de los árboles malos y que sigas plantando a muchos más buenos árboles en nuestra generación.

Amén.

Pastor Will Graham – Palabra de Vida Almería

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *