Abraham Sanz denuncia a la «profeta» Ana Maldonado

Pero, ¿tú quien te crees que eres para mandar al cielo para reclamar y para decirle…