Thomas Watson: «El alma del creyente difunto no muere ni duerme sino que entra en la gloria»

El paso de la muerte a la gloria es inmediato: en solo un abrir y cerrar…