Ocho argumentos anti navideños

¿Podemos celebrar la Navidad como creyentes?