Martyn Lloyd-Jones: «El evangelio no empieza por el amor de Dios sino la santidad de Dios»

Hemos tenido esas ideas sentimentales y pobres de Dios, siempre sonriéndonos como Dios de amor.