Devocional Luis Cano – 2 de julio: «Todo tiene su tiempo»

Una reflexión sobre Eclesiastés 3:1.