¿Cómo seguir a Cristo sin ser legalista o libertino?

Gracias a la obra redentora de Jesús, no tenemos porqué temer ni a Escila ni a…