Devocional Luis Cano – 2 de marzo: «Bendita tu voz y bendito tu silencio»

Ninguna palabra sale de tu boca para defenderte o justificarte, no lo necesitas, tú eres justo…